Oporto, un paseo con niños por la Ribeira

Oporto o, Porto en portugués, bien pudiera encabezar la lista de mis ciudades preferidas, porque sí, hay muchas más ciudades que me gustan pero hay algo que Porto me hace sentir que no lo hace ninguna otra, esta es la única ciudad que me da paz y verdadera felicidad. Podré conocer más ciudades a lo largo de mi vida, pero esa sensación sólo la tendré aquí. En Oporto soy feliz apenas pongo un pie allí y quiero que tú también lo seas.

Oporto

Para ello empiezo con este post dedicado, especial pero no exclusivamente, a quienes viajan en familia. Oporto es una ciudad en la que te vas encontrar muchas cuestas, sobre todo en la Baixa do Porto que es donde se concentra gran parte de su atractivo. Caminarla con niños no será fácil pues hay pendientes algo empinadas en las que me imagino pedirán ayuda. ¡No te desanimes!, hay tranvía (lo que a los críos les encanta), metro y autobuses por toda la ciudad y, para ser sincera, las subidas no son muy largas, y ya sabes lo que dicen: “Todo lo que sube, baja…”

Oporto

Y de esto es precisamente de lo que te quiero hablar hoy, de la parte más baja de Oporto, la Ribeira, la cual forma parte del centro histórico de la ciudad que ha sido declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. 

Oporto

En esta zona te encuentras a los pies del río Douro o, Duero en castellano, y justo frente a Vila Nova de Gaia. El río divide a dos ciudades, Porto y Gaia, pero 6 grandes puentes las une.

Oporto

En la Ribeira do Porto tendrás una de las imágenes más bonitas de la ciudad, puedes sentarte en cualquiera de las terrazas de los locales o simplemente pasear y contemplar el paisaje. Si lo haces desde el lado de Porto, verás Gaia y las principales bodegas del famoso vino de Oporto. Si, en cambio, pasas (a pie) el Puente Don Luis I y llegas a Gaia, tienes a Porto justo frente a tus ojos, ¡Es precioso! Además, los locales en este lado del Douro son más modernos.

Oporto

¿Pero por qué te hablo de la Ribeira? Pues, porque desde aquí no sólo verás navegar por las aguas del río los Rabelos (típicas embarcaciones de la zona) sino que también hay cruceros que puedes hacer y en los que los niños se lo pasarán estupendamente. Uno muy divertido puede ser el que te muestra los seis puentes sobre el río. Pero hay muchos más, incluso cruceros de dos y hasta tres días.

Oporto

Otra opción por esta zona, es visitar alguna de las bodegas. La visita incluye una explicación de cómo se hace el Vinho do Porto, conocerás todo el proceso y siempre terminan con una degustación. Si tus peques son muy curiosos y crees que no se aburrirán, la bodega Taylor´s admite la entrada a niños mayores de 8 años, para ellos no hay vino pero sí zumo de uva.

Oporto

Eso sí, hagas lo que hagas, es casi una obligación tomarte una copita de vino de Oporto y descansar un poco contemplando unas vistas que enamoran a cualquiera. Para los pequeñines, puedes pedirles una Ucal (leche achocolatada).

¡Salud!

by Inés Carvalho. 

P.D.: Muy pronto volveré con otro post sobre esta ciudad, así que estáte atento…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR